En los restaurantes de carne a la brasa en Vilafranca del Penedès se da mucha importancia a los vinos de la zona y en especial al cava

En un servicio de restauración de carne a la brasa en Vilafranca del Penedès saben distinguir la importancia de un buen cava. Existen diferentes tipos según el tiempo de crianza, la cantidad de azúcar y la variedad de uva.

Según la duración de crianza, se distingue entre cava, cava reserva y gran reserva. En cuanto a la cantidad de azúcar adicionado, distinguimos entre brut nature (sin adición), extra brut (6g/l), brut (12 g/l), extra seco (entre 12 y 17 g/l), seco (entre 17 y 32 g/l), semiseco (entre 32 y 50 g/l) y dulce (más de 50 g/l). Por último, lo distinguimos por la variedad de uva que se utiliza en su elaboración. Las uvas usadas son de las diferentes variedades: macabeo, xarel·lo, parellada, malvasía, chardonnay, garnacha tinta, monastrell, pinot noir y trepat. Esta última solo se utiliza para elaborar cava rosado.

Referente al sabor, la diferencia reside en que el cava sin adición de azúcar, el más puro, es el más seco y el vino base suele ser de mayor calidad. Es el que más satisface, aunque también pueden elaborarse cavas dulces de calidad. Lo más importante reside en el vino base que utilicemos. Siempre que este sea de calidad, obtendremos un buen cava y podrá acompañar diferentes ocasiones. Hoy en día la calidad ha mejorado mucho y existe una gran oferta de cavas de alta gama.

Con todas estas variedades tenemos un amplio abanico de posibilidades para escoger según gusto, calidad y precio.

El cava está cada vez menos asociado a una determinada época del año, como Navidad, el consumidor suele beber cava como bebida de elección y no solo para brindar en celebraciones.

En restaurante Can Pepitu's siempre degustarás cavas de calidad.